18/10/09

Es díficil seguir cocinando con entusiasmo dados los tiempos que corren. Es muy dificil levantarte cada día para ir a trabajar dando gracias al cielo de poder hacerlo pero es aún más dificil tener que aguantar todos los diles y diretes que sabes que pululan acerca de tu enfermedad o simplemente el poder compaginar tu familia con un incrible trabajo como el mío.
Se que a mucha gente no le importaria levantarse a las 3 ó a las 4 de la mañana como yo por tener un puesto de trabajo. A mí tampoco me importa
Sabéis que me importa???
No saber si el mes que viene voy a poder ver a mis hijas pq tenga otro horario o porque a algun lumbreras de turno se le ocurra hacer cambios sin pensar en las personas. Pensando sólo en los números, no en tus obligaciones fuera de cuatro paredes en las que pasas 8 horas pero que intentas dar parte de tu vida.
¿Para qué sirve?? Para nada, sólo para lamentarte para intentar pensar todo el día en pq no piensan un poco más en LA FAMILIA^.
Por cierto gracias a la persona que me robó la cartera el viernes me hizo el favor de mi vida.
Gracias por tener que renovarme toda la documentacion
Muchas gracias amigo

2 comentarios:

SEFA dijo...

La verdad que vivimos una época dura, espero que no dure mucho, porque el trabajo, aunque dicen que es un castigo, la verdad que hay que dar las gracias por tenerlo.
Siento lo de la cartera, la verdad que es un gran trastorno todos los pasos que hay que dar, pero no te disgustes mucho, mas que nada porque por desgracia no se puede hacer nada.
Te mandoi un abrazo y muchos animos.SEFA

ridente dijo...

Me gusta la gente positiva y estoy de acuerdo contigo en que las mujeres siempre han padecido muchas más dificultades que los hombres para abrirse camino en nuestra sociedad, una sociedad injusta y vertiginosamente acelerada.
Salud y trabajo;¡un buen trabajo! son esenciales y yo te los deseo de todo corazón. Admiro tu espíritu y tu capacidad creativa y te envío desde el Atlántico, desde la Ciudad de Cristal, todo el ánimooooooo posible a través del ciberespacio virtual.
Un abrazo grande Regi.